Anatomía de la congelación o cierre vagal dorsal

(Extraído de Steven Porges y Peter Levine por Bret Lyon)

Para sustentar la vida, el cuerpo tiene dos sistemas nerviosos complementarios: el simpático (excitante) y el parasimpático (calmante). Ambos son necesarios no solo para el equilibrio psicológico sino  también para la supervivencia. Sin una modificación parasimpática, el corazón latiría demasiado rápido para mantener la vida.

Idealmente, existe un equilibrio suave entre los dos, una colaboración suave. El simpático es dominante en el esfuerzo, ejercicio, atletismo, excitación emocional y sexual, así como en situaciones estresantes. El parasimpático se hace cargo de la relajación, el sueño, la meditación, el masaje, el toque suave, la conexión profunda con otra persona y la crianza, tanto el criador como en el bebe.

Cuando el estrés es muy grande, el sistema simpático pasa automáticamente a una respuesta de lucha o huida. Esto está integrado en el sistema. Puede suceder en respuesta a una amenaza externa o la percepción de una amenaza. Pelear o huir puede resolver el estrés. Si ninguno de los dos es posible o exitoso, la excitación simpática puede llegar a ser tan extrema que es demasiado para que el cuerpo la maneje.

En este punto, tenemos un mecanismo de supervivencia a prueba de fallos. El sistema parasimpático se dispara. Viene con tanta fuerza que anula la respuesta simpática y envía a la persona a un estado de congelación. Esto puede ser un colapso total, disociación o una congelación más parcial, como la incapacidad para pensar con claridad o acceder a palabras o emociones, o para mover partes del cuerpo. Esto puede ser momentáneo, a corto plazo, como una zarigüeya que se congela y se reanima después de que el depredador se va, o, en los humanos, puede continuar indefinidamente.

Stephen Porges ha centrado su atención en el nervio vago, uno de los nervios más grandes del cuerpo y una parte importante del sistema parasimpático. El vago tiene dos ramas: dorsal (posterior) y ventral (frontal). El vago dorsal es un nervio primitivo grande que es común a todos los animales, incluidos los peces. Baja por la columna y tiene un papel en el control de los pulmones, el corazón (moderando los latidos del corazón para que no se aceleren demasiado) y el estómago (donde en realidad ayuda a la digestión). Es prominente en el sueño y la relajación, por ejemplo, cuando nos tumbamos en la playa al sol. Es muy activo en el «reflejo de buceo» que permite a los mamíferos marinos contener la respiración durante largos períodos de tiempo. Un cultivo del reflejo ha permitido a los humanos establecer récords de más de seis minutos bajo el agua.

Normalmente, el vago dorsal cumple una función muy positiva. Ayuda al cuerpo a oscilar suavemente entre la excitación y la relajación. Sin embargo, cuando el sistema simpático está demasiado excitado, el nervio vago dorsal puede apagar todo el sistema y nos congelamos. Esto es más común en el trauma y en la vergüenza, que es un trauma del desarrollo.

El nervio vago anterior o ventral es una adición mucho más reciente. Es común en los mamíferos que crían crías vivas (no reptiles, aves o peces). Va directamente a los músculos de la cara y ayuda a determinar la expresión y es activo en la conexión social.

Cuando el nervio vagal ventral está activo, buscamos e iniciamos el contacto social. La conexión social de los mamíferos es una forma de activar el sistema parasimpático. La conexión social vagal ventral, o comportamiento de apego, es una forma de prevenir y salir del cierre vagal dorsal.

Traducción del inglés por Ara de la Mata.

Artículo original de Bret Lyon, PhD, SEP  January 12, 2016 © 2011 Bret Lyon

Foto de jplenio Pixabay

Link al articulo original: https://healingshame.com/articles/anatomy-of-a-freeze-or-dorsal-vagal-shutdown-bret-lyon-phd